3/26/2010

Aviación, fiscalidad y medio ambiente

Saludos a todos nuevamente. He tenido un mes algo ajetreado por lo que no he podido editar esta segunda entrega entre el día 1 y 5, que es precisamente mi objetivo, editar una nueva entrada en los 5 primeros días de cada mes.

Si hay algo que realmente es complejo en esta sociedad de hoy en día es la gran cantidad de intereses creados y contrapuestos que tienen multinacionales, gobiernos, organismos supranacionales e incluso parte de lo que cursimente a veces se califica de "sociedad civil" incluyendo en este último grupo a importantes ONG's internacionales. El tema es bastante complejo, puesto que no existe ni la verdad absoluta ni la filantropía* es casi nunca el verdadero motivo de actuación de la especie humana.

*curiosamente algunas definiciones van más allá de la definición de la RAE que define la filantropía como "Amor al género humano". He visto incluso una que define la filantropía como "amor al prójimo aún a costa del propio bien"

Pues bien, entremos a analizar el componente de relación aviación/ecología. Para ello, en una primera instancia no conviene, para el análisis, separar a la aviación de la industria del transporte en general. Es innegable que la aviación, como la automoción y otros medios de transporte, necesita para su finalidad última los combustibles fósiles. Y la utilización de estos tienen, lógicamente, su impacto medioambiental. Ahora bien, el tema es ciertamente complejo porque en nuestro análisis empiezan a entrar una multitud de variables a tener en cuenta si queremos conseguir un punto de vista medianamente objetivo:

  • Lo primero que habría que tener en cuenta es saber con un mínimo de fundamento que porcentaje de emisiones son directamente achacables a la industria aérea. Me llama poderosamente la atención que algunos responsables públicos quieran inventarse nuevos impuestos a costa del cliente de la industria aeronáutica. No entiendo esa manía obsesiva de la carga impositiva hacia el pasajero de un vuelo. Y casi siempre se justifica esa obsesión como forma de ayudar al medio ambiente como si el tráfico aéreo fuese el único culpable de todas las desfortunas y desatinos que se suceden en materia medioambiental. Si un gobierno se saca debajo de la manga una excusa para tener otro ingreso más, ya animo desde aquí a que haya que pagar una pequeña cantidad en metálico el uso del vehículo propio cada vez que se circula por los cascos urbanos de las grandes ciudades. No nos engañemos, el tráfico rodado (junto con las calefacciones y cierta industria pesada) es el principal culpable de la degradación en la calidad del aire en las principales urbes del mundo. Ni en Los Ángeles, ni en la Ciudad de México, ni en Atenas, Bangkok o en Pekín por citar ciudades claramente con poca calidad de aire se le puede achacar a la aviación ser la principal causa de contaminación atmosférica. Por lo tanto, y para terminar este punto, la aviación desde luego no es tan inocua como lo pueda ser una galera del s. XVI o un globo aerostático PERO no es ni mucho menos a la primera que hay que señalar con el dedo acusador.

  • Curiosamente, ese dedo acusador con el que se señala a la industria aeronáutica es aprovechado por algunas líneas aéreas para que sus pasajeros puedan contribuir voluntariamente con una pequeña cantidad pro-ecología cuando reservan sus asientos en un determinado vuelo. Esta práctica, llevada a cabo por las compañías aéreas británicas British Airways y EasyJet no deja de ser paradójica ¿por qué deben ser sus propios clientes, más que ellas, los que se deban de sentirse culpables por contaminar la atmósfera? Si esos empresarios o directivos tan culpables se sienten porque la calidad de nuestro aire no esté tan limpio como en 1910 quizás deberían cerrar su compañía aérea para crear otra basada en los grandes dirigibles que estuvieron realizando servicios hasta 1937 ...o directamente cerrar y dedicarse a otra actividad, lo que no es serio es hacer negocio, lucrarte con ello (o al menos intentarlo) y volver a hacer más marketing de imagen en su propio beneficio ("somos responsables, nos preocupamos por nuestro aire" mesaje viene a decir) con la excusa pro-ambiental tratando de recaudar un dinero que supuestamente va dedicado al 100% hacia organismos que investigan en favor del medio ambiente. Eso, a falta de garantías o auditorias serias, nos lo tenemos que creer. No creo que ni más impuestos ni más "contribuciones voluntarias" vayan a cambiar significativamente el panorama. Más ayudaría que la gente sólo se desplazase por motivos realmente necesarios agravando aún más la crisis de muchos transportistas, pero me temo que esta última solución no convence nada ni a BA ni a U2 ;)

  • Desde luego, lo que está claro es que los recursos del planeta son limitados. El aire, el agua dulce, nuestros alimentos, son recursos limitados. La sobreexplotación de dichos recursos junto con la superpoblación mundial es algo que debería preocupar a todos, especialmente a los líderes mundiales. Nada hay más complejo que poner de acuerdo a diferentes gobiernos, a sus respectivas ciudadanías, e intentar frenar los intereses no claros y minoritarios de grandes grupos de presión, que por cierto casi siempre PERO no siempre, son grandes multinacionales. También existen algunas ONG's "multinacionales" que movilizan una gran cantidad de militantes y manejan unas nada despreciables sumas de dinero. Pocas veces su estructura interna es democrática, y su declaración de gastos e ingresos, poco conocida ¿quién está realmente detrás de algunas ONG's? Como he dicho al principio, tanta filantropía ingenua y digna de adolescente idealista resulta poco creíble ...no sé si el paso del tiempo me está convirtiendo en alguien algo cínico o quizás simplemente realista. NO estoy desacreditando las nobles, buenas y genuinas intenciones de muchos voluntarios de ONG's como Greenpeace, pero no puedo evitar sentir cierta desconfianza de las cúpulas de las grandes ONG's mundiales como la citada organización. Y esa desconfianza a veces me hace sentir con sentimienos contrapuestos, ya que hay que reconocer que si no fuese por algunas acciones de Greenpeace quizás ahora habría más bidones radiactivos en el fondo de los océanos o la pesca estaría todavía más sobreexplotada de lo que ya lo está. En cualquier caso, familiares y conocidos son socios de dicha ONG y de varias más, y cuando ojeo las revistas que reciben me da que pensar. Dan un paso para delante cuando denuncian las intenciones de algunas multinacionales que comercializan semillas transgénicas pero otro para atrás cuando se ponen a la energía nuclear tan vehemente como demagogicamente. Y cuando hablan sobre aviación, directamente es para echarse a reír. No se puede ignorar de una manera tan abierta que un motor de B-707 de hace 40 años no tiene nada que ver con un GE, Rolls-Royce o P&W de un A-330 o un B-777. Ni en emisiones, ni en ruido, ni en eficacia. Tampoco es de recibo el insinuar que el tráfico rodado de vehículos hace tanto daño al medio ambiente como el tráfico aéreo mundial. Eso, sencillamente, no es verdad. Y por cierto ¿qué se gana con asustar, más que concienciar, a la población? ¿por qué un zumo o una pieza de fruta 'supuestamente' cultivada ecologicamente cuesta 3 ó 4 veces más que una convencional? ¿acaso realmente está justificada dicha diferencia de precio o es algo que sólo tiene que ver con el marketing para justificar tan grato valor añadido extra para el vendedor?

Por último, os animo a que dejéis vuestros comentarios.

2/18/2010

El por qué de este blog

Saludos a todos los que en estos momentos me estáis leyendo. Muchos de vosotros ya me conoceréis de foros como SSC, apuestaforo o incluso de airliners.net. Os agradezco el interés que os tomáis al querer seguir leyéndome en esta nueva etapa como también agradezco de corazón todas las muestras de solidaridad que me encontré en "apuestaforo" después de haber decidido abandonar dicho foro. Quizá no sea un abandono definitivo, pero desde luego a partir de ahora apenas estaré activo en dicho foro. SSC (el subforo español, para más señas) es una pena que sea manejado con tantísima arbitrariedad, pero nos guste o no, el dueño del foro marca las pautas y él sabrá en quién delega y en quién no para controlar los diferentes subforos. Por lo que respecta a airliners.net es EL FORO sobre aviación civil a nivel mundial y aunque uno participe poco ahí siempre estaré. Sin duda, una fuente inagotable de información válida sobre lo que se 'cuece' en los fabricantes de aeronaves y en las líneas aéreas.

Llevaba ya tiempo, unos dos años, acariciando la idea de comenzar un blog personal sobre algo que me tiene fascinado desde niño, y no es otra cosa que la aviación comercial/civil. Ahora veo que es el momento ideal para comenzarlo, una vez superados los auto engaños referentes a la posible utilidad del blog y a la excusa siempre típica de la falta de tiempo. En referencia a esta última cuestión es verdad que cada vez veo más difícil sacar tiempo extra para dedicarlo a cosas prescindibles en Internet, pero siempre se pueden arañar unos minutos de dónde sea para dedicarlo a una afición apasionante. Como no voy sobrado de tiempo y soy de los que gustan de hacer las cosas bien, o al menos hacerlas lo mejor posible, en principio intentaré publicar mensualmente este blog para poder organizarme, seleccionar una idea de actualidad o interesante y desarrollarla lo mejor que pueda durante mi no excesivo tiempo libre. Mi idea es presentar una nueva entrada de blog durante los 5 primeros días de cada mes.

He pensado hacer, en esta primera publicación una pequeña introducción histórica al hecho en sí mismo de la conquista de los cielos. Sin duda, la idea de volar ha sido siempre una idea que ha obsesionado a la especie humana. El siglo pasado, el siglo XX, pese a ser un desastre con sus dictaduras, sus totalitarismos, sus guerras mundiales, etc, también tuvo su lado positivo en muchos ámbitos de la ciencia, de la cultura, de la investigación, de la técnica. El siglo pasado supuso, por primera vez en la Historia, la conquista de los cielos más allá de vuelos de poca altura (a excepción de un vuelo en globo realizado en 1875 donde se alcanzaron los casi 9 kilómetros de altura con la consecuente y desafortunada muerte de dos de sus tripulantes por falta de oxígeno) realizados con globos aeroestáticos en siglos anteriores. El s. XX iba a suponer la sustitución de la aeronave por el barco como vehículo principal de comunicación intercontinental. Charles Lindbergh dio el pistoletazo de salida en 1927 (año, curiosamente, de la fundación de Iberia) cuando fue el primero que sobrevoló el Oceano Atlántico en su rudimentario Spirit of St. Louis

En la década de 1960 tendrían lugar los últimos viajes masivos regulares transatlánticos por barco. El B-707 y el DC-8 empezaban a ser demandados en cifras importantes por las incipientes compañías aéreas. Sin duda la aparición en escena del increíble Boeing 747, a finales de los 60, fue la puntilla para las compañías navieras que se vieron relegadas a un segundo plano en el rol del transporte mundial de pasajeros desde dicho momento. Por economía ni mucho menos por tiempos de viaje, las travesías marítimas podían hacer nada contra las nuevas aeronaves que masivamente empezaban a invadir los cielos de todos los continentes. El siglo XX se ha cerrado con la invención de la radio, de la TV, de la secuencia del ADN, de Internet ...y con la revolución del transporte aéreo.

Ahora bien, una vez ya comenzado el s. XXI cabe preguntarse cual es el futuro del transporte aéreo. Si es sostenible, si es especialmente vulnerable a la existencia y disponibilidad de combustibles fósiles, de su absoluta sensibilidad a la volatibilidad del precio del petróleo en la cuenta de resultados de las compañías aéreas, de la previsión alcista en el número de pasajeros transportados para las próximas décadas en paradojica contraposición con el hipotético vaciamiento de pozos petrolíferos, etc. Sin duda, la aviación civil se enfrenta a retos importantes que deberán ser analizados detalladamente según transcurra el tiempo ...pero de esto, muy seguramente hablemos en un futuro nada lejano en el tiempo. De momento, para el primer blog, lo dejo aquí.

Espero que os haya gustado y os emplazo todos los meses en este blog, que también es el vuestro.